Los secretos de la relajación y la concentración

Compromiso-Respuesta

La mirada social, es amplia, y se basará en los  tres siguientes escalones del Yoga de Patañjali: Pratyahara control de los sentidos, Dharana atención, Dhyana concentración-meditación.  Al final, exponemos un breve comentario sobre Samadhi, que es el octavo y último escalón, la absorción en la realidad.

La respuesta que le damos y el compromiso lo asumimos desarrollando los siguientes aspectos:

  • La conciencia sensorial, utilizando los sentidos como herramienta de atención mental, ya que son los encargados de llevar el mundo externo al interno y viceversa,  conectándonos con el momento presente y el no juicio. 
  • La relajación, será una de las principales herramientas. Permite desacelerar el ritmo frenético de la vida, conectar con nuestro interior y descubrir que podemos disfrutar de estados de abandono, bienestar y paz mental de modo voluntario, que les permitan cargar las pilas.
  • La atención es uno de los grandes aspectos a desarrollar con los niños, es el gran reto en la escuela como asignatura prioritaria, ya que es la base para el aprendizaje y para todo lo que queramos realizar en la vida. Incidiremos en la atención en el propio cuerpo, acompañante indispensable de exploración física, emocional y mental. 
  • Abordaremos el despertar de la meditación, donde podrán ir tomando conciencia, poco a poco, del testigo interior, que es capaz de observar los pensamientos de su mente fluctuando, sin identificarse con ellos para tomar conciencia, dejarlos marchar y volver al objeto de meditación. 
  • Sembraremos las semillas del pensamiento positivo. Damos al niño la oportunidad de que su mente se enfoque de forma convergente en objetos virtuosos (la compasión, la alegría, el amor…), con la función de apaciguar, calmar la mente, y generar pensamientos positivos.

Descarga una serie de muestra.

Puedes ver la serie de muestra: «Un día en el circo». Descárgate el PDF.

Propuesta de iniciación a la Meditación con niños

Meditación sobre la mente como un foco de luz

  • Sentarse: tranquilo y cómodamente, con buen enraizamiento de pies a caderas y proyección de la columna vertebral buscando la vertical; rota los hombros hacia atrás para abrir el espacio respiratorio y relaja el pecho; la barbilla ligeramente replegada y proyecta la coronilla al cielo.
  • Observarse: las manos apoyadas en las rodillas, poniendo en contacto la punta del pulgar e indice de ambas manos, con las palmas hacia la tierra, Jñana Mudra o el gesto del conocimiento.
    Los ojos cerrados, dirigiendo la mirada hacia el entrecejo, inspirando y expulsando en él.
  • Centrarse: observa tu respiración y como se va haciendo cada vez más lenta, silenciosa y profunda. Inspira en el entrecejo recibiendo luz dorada del sol y al expulsar deja que dicha luz bañe  tu mente.
  • Objeto de meditación la mente como un foco de luz: Inspira en el entrecejo recibiendo luz dorada del sol y al expulsar proyectas como un foco de luz, hacia la imagen elegida (familiares, compañeros, amigos, vecinos, el mundo…) haciendo llegar la luz sanadora, compasiva y amorosa.
  •   Silencio e integración: Contemplar y sentir la sensación que te queda en la mente tras haber generado la compasión.
    También puedes decir una palabra de cómo te sientes para compartirla con tus compañeros.
Utilizamos cookies en este sitio web para mejorar tu experiencia de usuario y recordar tus preferencias en visitas posteriores. Haciendo click en el botón Aceptar nos otorgas el consentimiento para usar estas cookies durante tu visita.    Más información
Privacidad