Compromiso-Respuesta

Podemos comprometernos y responder a esta mirada social a través de la no violencia, a través del Yama Ahimsa, o lo que es lo mismo, de la búsqueda de la paz, uno de los grandes objetivos de la práctica del Yoga. Desde esta tradición podemos vencer a la violencia abriendo el corazón.

Desarrollaremos el primer y segundo escalón del Yoga de Patañjali, Yama y Niyama, con mensajes y recursos de autorregulación para los niños, tanto en la escuela como en la vida diaria.

Incidiremos principalmente en la faceta emocional para despertar, experimentar y tomar consciencia de las cualidades amorosas del ser humano (compasión, ternura, sensibilidad, ayuda al prójimo…) a través de la presencia con el cuerpo del otro.

Esta consciencia del amor va a posibilitar abrirse a la vida aceptando los límites personales y ajenos y, de este modo, potenciar formas de relación respetuosas con uno mismo, con los demás y con el mundo que consideramos muy necesarias. Potenciaremos la inteligencia emocional de los niños.

Series para niños
¡Yoga en acción, llega la diversión!

Serie de muestra: «Los guerreros amorosos».

Propuesta de iniciación a la Meditación con niños

Meditación sobre el amor

  • Sentarse: tranquilo y cómodamente, con buen enraizamiento de pies a caderas y proyección de la columna vertebral buscando la vertical; rota los hombros hacia atrás para abrir el espacio respiratorio y relaja el pecho; la barbilla ligeramente replegada y proyecta la coronilla al cielo.
  • Observarse: las manos abiertas, una encima de la otra y apoyadas sobre el corazón, como abrazándolo; los ojos cerrados suavemente, la lengua relajada y una suave sonrisa en los labios.
    El corazón blandito y esponjoso como un algodón.
  • Centrarse: observa tu respiración y cómo se va haciendo cada vez más lenta, silenciosa y profunda. La atención al corazón, al inspirar lo lleno de amor y al expulsar lo reparto por todo mi cuerpo hasta los dedos de los pies y la cabeza. 
  • Objeto de meditación sobre el amor: repite internamente las frase siguientes dirigidas a tu corazón:
    ‘Que mi corazón se llene de amor, me siento bien, en paz y relajado, soy feliz´
    Repetiremos las frases una y otra vez dejando que los mensajes impregnen tu cuerpo, mente y corazón, acompañados de espacios breves de silencio entre ellos.
    De nuevo, inspira llenando tu corazón de amor y espira repartiéndolo por todo tu cuerpo.
  • Silencio e integración: Contemplar y gozar las sensaciones de amor en todo tu cuerpo. Podemos compartir con los compañeros un amoroso abrazo al levantarte.