Abriendo el corazón

Podemos comprometernos y responder a esta mirada social a través de la no violencia, a través del Yama Ahimsa, o lo que es lo mismo, de la búsqueda de la paz, uno de los grandes objetivos de la práctica del Yoga. Desde esta tradición podemos vencer a la violencia abriendo el corazón.

Desarrollaremos el primer y segundo escalón del Yoga de Patañjali, Yama y Niyama, con mensajes y recursos de autorregulación para los niños, tanto en la escuela como en la vida diaria.

Incidiremos principalmente en la faceta emocional para despertar, experimentar y tomar consciencia de las cualidades amorosas del ser humano (compasión, ternura, sensibilidad, ayuda al prójimo…) a través de la presencia con el cuerpo del otro.

Esta consciencia del amor va a posibilitar abrirse a la vida aceptando los límites personales y ajenos y, de este modo, potenciar formas de relación respetuosas con uno mismo, con los demás y con el mundo que consideramos muy necesarias. Potenciaremos la inteligencia emocional de los niños.

Descarga una serie de muestra

Puedes ver la serie de muestra: «Los guerreros amorosos».

Propuesta de iniciación a la Meditación con niños

Meditación sobre el amor

  • Sentarse: tranquilo y cómodamente, con buen enraizamiento de pies a caderas y proyección de la columna vertebral buscando la vertical; rota los hombros hacia atrás para abrir el espacio respiratorio y relaja el pecho; la barbilla ligeramente replegada y proyecta la coronilla al cielo.
  • Observarse: las manos abiertas, una encima de la otra y apoyadas sobre el corazón, como abrazándolo; los ojos cerrados suavemente, la lengua relajada y una suave sonrisa en los labios.
    El corazón blandito y esponjoso como un algodón.
  • Centrarse: observa tu respiración y cómo se va haciendo cada vez más lenta, silenciosa y profunda. La atención al corazón, al inspirar lo lleno de amor y al expulsar lo reparto por todo mi cuerpo hasta los dedos de los pies y la cabeza. 
  • Objeto de meditación sobre el amor: repite internamente las frase siguientes dirigidas a tu corazón:
    ‘Que mi corazón se llene de amor, me siento bien, en paz y relajado, soy feliz´
    Repetiremos las frases una y otra vez dejando que los mensajes impregnen tu cuerpo, mente y corazón, acompañados de espacios breves de silencio entre ellos.
    De nuevo, inspira llenando tu corazón de amor y espira repartiéndolo por todo tu cuerpo.
  • Silencio e integración: Contemplar y gozar las sensaciones de amor en todo tu cuerpo. Podemos compartir con los compañeros un amoroso abrazo al levantarte.

Conciencia corporal

La práctica de Yoga es una fuente de salud a todos los niveles del ser humano. El YEL nos propone hábitos saludables que nos proporcionan un desarrollo integral. Nuestro compromiso para dar respuesta a esta problemática se basará en la postura Âsana y en la respiración Prânâyâma.

De cara a los niños, nuestro objetivo es desarrollar y aumentar en conciencia corporal y respiratoria. A través del juego con las diferentes posturas y el contacto profundo con su respiración, les conducimos por un viaje de conciencia que les permita conectar con su ser interior.

Se favorecerá la creación de nuevos hábitos saludables en relación con la educación postural que inciden en la prevención de la salud corporal, dándole un sitio de privilegio a la columna vertebral, nuestro eje central, sutil y energético. Se trata de adoptar una postura correcta, tanto de pie como sentados, entendida esta no sólo como posición corporal sino también como actitud psicológica ante la vida.

Damos respuesta al estrés del niño mediante espacios de activación y liberación, de  abandono y relajación, que permitan restaurar el equilibrio orgánico interior.

Descarga una serie de muestra

Puedes ver la serie de muestra: «Mis vertebras saben bailar».